Peque Genios en las redes sociales

No todos los niños aprenden igual. No hay una única inteligencia, sino ocho distintas. Y no lo decimos nosotros, sino la Teoría de las Inteligencias Múltiples del profesor Howard Gardner. Según esta teoría cada una de las inteligencias se localiza en una parte del cerebro, por lo que con los ejercicios adecuados estimularemos y fomentaremos el aprendizaje de los niños. Se convierte en una herramienta muy útil para identificar las fortalezas de los pequeños en lugar de sus carencias, permitiendo una planificación educativa adecuada.

¿Cuáles son las inteligencias múltiples?

  1. Inteligencia intrapersonal: centrada en los pensamientos y en los sentimientos. Es la habilidad por la que el niño se conoce a sí mismo y comprende sus emociones, estados de ánimo y deseos.
  2. Inteligencia interpersonal: hace referencia a la relación con los demás, a la empatía y favorece la capacidad para colaborar, cooperar y comunicarse. Generalmente son niños que tienen liderazgo, capacidad para resolver conflictos y se preocupan por los demás.
  3. Inteligencia lingüística: se centra en el lenguaje, en el dominio de las palabras y el modo de expresarlas. Estos niños piensan en palabras, disfrutan con la lectura, escribir o narrar historias. Tienden a tener un sentido auditivo más desarrollado.
  4. Inteligencia lógico-matemática: aliada de los números. Trabajar esta inteligencia en los niños aumenta su capacidad para realizar cálculos, resolver problemas de lógica o comprender conceptos abstractos. Estos niños piensan en forma numérica y utilizan otras formas de razonamiento lógico, calculan problemas matemáticos rápidamente.
  5. Inteligencia espacial-visual: este tipo de inteligencia se localiza en el lado derecho del cerebro y facilita la orientación o la lectura de mapas y gráficos, entre otros. Estos niños piensan en imágenes y dibujos, por lo que necesitan métodos visuales para que se les presente la información. A menudo les encanta hacer laberintos, dibujar, diseñar o simplemente soñar despiertos.
  6. Inteligencia corporal-cinestésica: se refiere al cuerpo y se relaciona con los movimientos corporales coordinados. Estos niños necesitan moverse, tocar y construir para poder aprender.
  7. Inteligencia musical: su desarrollo favorece la sensibilidad a la música, ya sea para cantar, para tocar un instrumento o para componer. Estos niños necesitan moverse rítmicamente, tamborilear o tararear mientras realizan alguna actividad.
  8. Inteligencia naturalista: está relacionada con el mundo natural y la capacidad para comprenderlo. A estos niños les gusta la naturaleza y sienten mucho interés y entusiasmo por explorar la cultura, la ciencia y el ambiente.

Actividades para desarrollar las inteligencias múltiples

  • Para desarrollar la inteligencia lingüística: fomentar la lectura divertida, escribir un pequeño diario, crear personajes ficticios, inventar historias, organizar pequeños debates sobre sus películas de dibujos favoritas o realizar juegos de palabras.
  • Para desarrollar la inteligencia lógico-matemática: jugar a hacer preguntas para saber cómo funcionan las cosas, jugar al ajedrez, con un puzzle y a juegos con números o resolver enigmas y acertijos.
  • Para desarrollar la inteligencia espacial-visual: hacer ejercicio de reconocimiento físico, fomentar la fotografía, el arte, la pintura y la escultura, juegos de rompecabezas, practicar con el cubo de Rubik, dibujar laberintos o crear maquetas.
  • Para desarrollar la inteligencia intrapersonal: practicar actividades de cuerpo y mente, como por ejemplo yoga y meditación, jugar a buscar un tesoro perdido en casa, fomentar que cuenten y expresen lo que sienten o analizar con ellos lo que está pasando y cuáles son sus inquietudes.
  • Para desarrollar la inteligencia interpersonal: darles tareas en las que puedan demostrar sus dotes de liderazgo, darles la responsabilidad de dirigir un área de la casa para que funcione, que hagan y jueguen a los roles, personajes, situaciones o que expliquen lo que han aprendido o descubierto.
  • Para desarrollar la inteligencia corporal-cinestésica: realizar juegos físicos, practicar algún deporte, bailar, apuntarlo a teatro o realizar actividades manuales con plastilina, arcilla o legos.
  • Para desarrollar la inteligencia musical: estimularle para que cante, enseñarle a seguir el ritmo de la música, escuchar música, empezar a tocar algún instrumento o vincular la música con juegos como dibujar y sacar y meter objetos de su caja.
  • Para desarrollar la inteligencia naturalista: realizar excursiones al campo, a un parque, a la playa, a lugares donde pueda estar en contacto la naturaleza, pueda observarla e interactuar con ella, llevarlo a una granja escuela, a museos de ciencias o planetarios, realizar actividades como dibujar, tocar algún instrumento o leer en un entorno natural o sacar a pasear y cuidar de una mascota.

Cada niño es completamente diferente y tiene unas cualidades distintas, sólo hay que observar y detectar cuáles son y saber cómo potenciarlas. Con las actividades adecuadas fomentaremos el aprendizaje de nuestro pequeño y desarrollaremos todo su potencial.

Sobre El Autor

Judith Vidacal es periodista. Tambien es una enamorada del deporte y de sacar a su adorable "Queco" a dar un paseo siempre que puede. Además tiene un talento especial para los niños.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.