Peque Genios en las redes sociales

Cuando decidimos ampliar la familia y ya hay un hijo, es probable que la transición pueda parecer algo incómoda pero no tiene que ser así en absoluto si se tienen en cuenta las necesidades y los sentimientos del niño. La llegada de un nuevo hermanito puede ser un acontecimiento tranquilo y sin traumas donde todos y cada uno de los miembros del hogar puedan disfrutar al máximo.

Es cierto que a la mayoría de los niños les resulta difícil lidiar con la llegada de un nuevo integrante a la familia. Seguramente hayan sido el centro de la atención y el cariño familiar, por lo que no estarán muy dispuestos a compartirlo con un recién llegado. Por ello, muchos peques empiezan a sentir celos de sus hermanos desde el mismo instante que saben que mamá está embarazada. Sin embargo, no siempre tiene que ser así, si preparas bien a tu hijo para enfrentar este acontecimiento probablemente se ilusionará mucho con la llegada de su nuevo hermano y la rivalidad no tendrá cabida.

Claves para tratar al mayor

  • Refuerza la relación afectiva: con el ajetreo y las prisas del día a día, en ocasiones, no es posible pasar tanto tiempo con tu hijo como quisieras. Pero recuerda que es importante que encuentres un espacio para cuidar de tu pequeño, mimarlo y crear una relación afectiva sólida. Ten en cuenta que más que el regalo de cumpleaños o el fin de semana de paseo, los detalles cotidianos son los que marcan la diferencia y los que harán que tu hijo se sienta realmente querido. De esta manera no solo evitarás que sienta celos con la llegada de su nuevo hermano, sino que además fortalecerás vuestra relación y estimularás su autoconfianza y seguridad.
  • Hazle partícipe del cuidado del nuevo hermano: darle participación al niño en el cuidado de su hermano no solo le hará sentir importante sino también útil. Además, es una forma de potenciar la responsabilidad y estimular su desarrollo. Puedes pedirle su criterio para elegir la ropita que le pondrás al bebé o que te ayude a colocar las cosas del hermanito.
  • Anímale a que te cuente sus inquietudes: para un niño que está acostumbrado a ser el centro de atención de sus padres, el hecho de que llegue un nuevo bebé a la familia puede generarle muchas inquietudes y temores. Es importante que sepa que puede hablarte de lo que le preocupa en cualquier momento y que estarás ahí para escucharle. De esta manera, no solo le ayudarás a manejar sus emociones sino que también estarás potenciando la confianza que tiene en ti.
  • Haz que se ponga en el lugar del hermanito: ten en cuenta que los niños no razonan siguiendo la misma lógica que los adultos, de manera que les resulta difícil entender el hecho de que deben compartir la atención y el cariño de sus padres con su nuevo hermano. Sin embargo, si le ayudas a que se ponga en el lugar de su hermanito, explicándole que cuando él nació también le dedicaron mucho tiempo, dejará de sentir tantos celos y le resultará más fácil entender lo que está ocurriendo.

La llegada del nuevo miembro de la familia puede ser muy sencilla si te lo propones y trabajas en ello. Es muy necesario que el hermano mayor no sienta en ningún momento que el nuevo hermano le quitará protagonismo o que le querréis menos que a él. Hay que centrar los esfuerzos en que entienda que el amor de unos padres nunca se divide, siempre se multiplica por sus hijos.

Sobre El Autor

Judith Vidacal es periodista. Tambien es una enamorada del deporte y de sacar a su adorable "Queco" a dar un paseo siempre que puede. Además tiene un talento especial para los niños.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.